04 de Julio de 2018

Tres consejos para salsa casera

En: Consejos
367

¿Le puso mucha sal, se apelotonó o quemó? ¡Nosotros tenemos la solución!

Además del sabor diferenciado en sus recetas, la salsa casera es mucho más sana que comprar una salsa lista.

Por eso, esta publicación tiene algunos consejos para el que se está aventurando y haciendo salsa casera. ¡Vea:

1. La salsa quedó muy salada o picante. ¿Y ahora?

Puede suceder, especialmente si usted no sigue nuestros consejos sobre lo que significa una pizca de sal y pimienta. Pero no se desespere.

Lo ideal es condimentar con poca sal y pimienta e ir probando, pero si se pasó del punto, aún puede corregirlo. Para eso, basta agregarle algunos ingredientes a la salsa que neutralizarán la sal y la pimienta, como crema de leche, queso, leche o papas (inclusive, las papas son excelentes para neutralizar la sal).

2. La salsa está apelotonándose...

Esto es algo que sucede mucho con salsas que llevan harina y leche. Para evitar que la salsa se apelotone, comience a prepararla sólo con la harina y la manteca.

Después, agregue los otros condimentos y la leche de a poco. Si agrega la leche demasiado rápido, va a apelotonarse. Por lo tanto, nuestro consejo es que vaya agregando la leche lentamente y siempre revolviendo. Así, su salsa nunca más va a quedar apelotonada.

3. La salsa se quemó. ¿Qué hacer?

Esto sucede más de lo que nos gustaría, especialmente si nos distraemos con otras preparaciones. Pero... ¡nada está perdido!

Todavía puede salvar la mayor parte de la salsa. Para hacerlo, transfiérala a otra olla sin revolverla ni mezclarla.

Resista cualquier tentación de raspar el fondo de la olla. Agregue una pizca de azúcar para neutralizar el sabor de quemado y siga con su receta.

Vea en nuestro blog algunas recetas de salsa casera.

Comentarios